LA TRASTIENDA DEL TELEMARATÓN (20-12-99)

Publicado: 16 mayo, 2013 en Uncategorized

Al igual que el turrón, la hipocresía encubierta de los telemaratones vuelve a casa por Navidad. Yo hasta ahora me había considerado un mal bicho insolidario, porque reconozco que no siempre me he esforzado lo suficiente con las personas más necesitadas. Ahora bien, observando detenidamente la televisión en estos días, debo admitir que todavía existen individuos de peor calaña que la mía, porque manipulan los sentimientos y el buen corazón de los telespectadores. ¿O qué me dicen de las empresas que ofrecen un donativo de un millón de pesetas para cualquier causa humanitaria? Qué gesto más admirable ¿verdad? ¡Si hasta parecen almas caritativas!

Habría que explicar, que pagar un mísero millón por emitir un spot de televisión en hora de máxima audiencia es una verdadera ganga, -y más aún sabiendo el gran impacto subliminal transmitido a los telespectadores, que desde ese mismo instante identifican a la empresa donante como altruista y solidaria con el tercer mundo-. ¡Hay que ser caraduras! Si en verdad quisieran ser solidarios, que hagan lo que hace el resto de la gente colaboradora: mantenerse en el anonimato, ¿o no se acuerdan de aquello que dice: “hacer el bien sin mirar a quien”?

La falsedad y cinismo de esta gente, sólo es superado por la mojigata Nieves Herrero y el muñeco reportero de Action Man (que por si no lo saben, la empresa fabricante del juguete más bélico del mundo, ahora le ha dado por lavar su imagen, convirtiendo al monigote en un pacifista cámara de televisión).

Entiendo que se haya puesto de moda pertenecer a una O.N.G., lo que ya no admito es ver cómo las cadenas de televisión -públicas y privadas- se aprovechan de los sentimientos de las personas, compitiendo como tiburones por conseguir el mayor índice de audiencia. La manipulación es sutil pero se aprecia: Telemaratón que recaude más dinero será el de mayor éxito, y esto les sirve como termómetro para comprobar el Share.

Y mientras hablo de Share e índices de audiencia los verdaderos necesitados siguen muriéndose de hambre, porque el dinero enviado se va diluyendo entre tantos y tantos burócratas intermediarios, que han decidido pasar de vivir para servir a Dios, a vivir como Dios. Menos mal que no todo el mundo es como esta gentuza ni como yo.

Rafa Zamora Sancho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s