NADIE DA NADA POR NADA (27-1-08)

Publicado: 16 mayo, 2013 en Uncategorized

Llegan pronto las Elecciones Generales, y una vez más nos preparamos para recibir la lluvia de promesas que todos los partidos acostumbran a regalarnos. Esta vez, tendremos que usar un paraguas más grande: que si nos dan una paga extra por el superávit… nos recortan los impuestos… prometen mejoras sociales… o acaban de un plumazo con el terrorismo. Si fuera la primera vez que acudimos a las urnas lo entiendo, pero creo que el ciudadano medio tiene ya el “culo pelao” de tanto déjà vu. Pero de lo que no se habla demasiado y me parece trascendental es saber ¿quienes financian las campañas electorales? Y los que “patrocinan” tal proyecto… ¿qué quieren sacar a cambio?

En Estados Unidos, país de referencia mundial (aunque la mayoría de sus habitantes piense que Europa es una provincia China), es habitual que los candidatos políticos estén financiados por bancos, grandes empresas o multimillonarios brokers. Muchas veces estos patrióticos “filántropos” apuestan a cara y cruz, para asegurarse el resultado. Y lo dicen sin más, con toda la cara. Pero hasta el más ingenuo de los mortales sabe que nadie regala nada. Luego se cobrarán con creces el dinero invertido, bien sea recalificando terrenos, aprobando proyectos para beneficio de una determinada empresa, o expoliando los recursos energéticos de países árabes etiquetados como eje del mal.

Aunque hay que tener caradura para aprobar este tipo de financiaciones, en EE.UU. es legal; no ven nada sospechoso, piensan que las donaciones electorales son altruistas. Bueno… muchos tampoco comen pato porque les recuerda a Donald. Pero en España, este tipo de financiación es ilegal. Entonces… ¿de donde sale el dinero para tanto mitin, vallas publicitarias, spots… etc. etc.? Pues del mismo lugar que en EE.UU., solo que aquí cerramos la boca.

¿Por qué hay tantas ganas de llegar a gobernar un país, si el sueldo que se percibe es infinitamente inferior al que patrocina la campaña electoral? ¿Poder? ¿Prestigio? ¿Ego? Si, muy bien, aunque hay otra posibilidad más: que el mandatario se olvide que los presupuestos están para gastarlos en beneficio de todos los ciudadanos. Pero claro, dinero que llega al tu bolsillo para custodiarlo… al final llegas a creer que es tuyo.

Rafa Zamora Sancho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s